Argentina se encuentra dividida entre dos fuerzas políticas: la extrema derecha y la corriente de izquierda. El país, ubicado al sur del continente, está enfrentando una elección que muchos consideran crucial para su futuro. La disyuntiva está entre dar paso a un cambio y abandonar un gobierno populista de izquierda en favor de uno de extrema derecha.

Esta elección presenta una dinámica generacional única en la historia del país. Los jóvenes respaldan a Javier Milei, mientras que aquellos temerosos al cambio prefieren a Sergio Massa. Sin embargo, la población esperaba un debate más sustantivo con propuestas, las cuales fueron escasas.

Optar por un gobierno de extrema derecha representa un salto hacia lo desconocido, según algunos argentinos, quienes también critican el nivel del debate entre los candidatos presidenciales.

Algunos sostienen la idea de "más vale malo conocido que bueno por conocer", considerando la elección como de alto riesgo. Nelson Castro, periodista y analista, destaca el dilema que enfrenta Argentina al elegir entre dos opciones que no ofrecen una visión clara de un futuro mejor.

La inflación acumulada durante el año alcanza el 138.3%, y algunos pronostican que podría superar el 200%. Este contexto económico incierto aumenta la complejidad de los comicios del domingo, que se presentan como los más inciertos en las últimas cuatro décadas.

Sergio Massa, candidato presidencial y ministro de economía, lamenta la persistente mirada despectiva hacia las mujeres en la campaña. Por otro lado, Javier Milei, candidato de La Libertad Avanza, critica a Massa por opinar sobre temas que, según él, desconoce.

La alianza entre el ultraderechista Milei y la candidata Patricia Bullrich, quien quedó en tercer lugar, generó controversia dentro de su propio partido, aunque la juventud mantiene su respaldo hacia el libertario.

Diego Corbalan, experto en datos de redes sociales, destaca que Milei está constantemente marcando agenda en términos de menciones, visualizaciones e interacciones, consolidándose como una figura influyente en la contienda.